jueves, 14 de abril de 2016

La política migratoria avanza lentamente


El 18 de abril, la acción migratoria del presidente Obama tendrá audiencia en la Corte Suprema. Se espera una decisión en junio. ¿Avanzará los programas de acción diferida para los llegados en la infancia (DACA extendido) y para los indocumentados con hijos ciudadanos o residentes permanentes (DAPA)? Opino que es cuestión de tiempo, pero es importante no adelantarnos con las acciones. En este momento DAPA y DACA extendido siguen frenados por las decisiones en una corte federal de Texas y la corte federal de apelaciones en el quinto circuito. La preparación importa, pero no hay proceso de momento. Al tiempo.

El 19 de abril, habrán primarias en New York. Hay mucha conversación y discusión sobre los candidatos en el partido republicano y el partido demócrata, pero los punteros según los votos y los delegados son Donald Trump y Hillary Clinton. Esos dos deberían ganar con márgenes significativos en New York y una semana más tarde en Pennsylvania. Esto no quiere decir que sean los candidatos preferidos de los partidos ni los mejores candidatos, pero los hechos ya se ven.

Desde hace dos años, he escrito sobre esta elección y la posibilidad de una reforma migratoria. Creo que veremos la implementación de la acción migratoria de Obama, pero la reforma migratoria es tarea pendiente para otro presidente. Desde otoño de 2013, he escrito que la persona con más posibilidades de firmar una reforma migratoria es Hillary Clinton. Es la mejor candidata de los dos partidos y la persona con más competencias para ocupar la Casa Blanca.

La nueva presidenta asumirá las funciones a mediodía el 20 de enero de 2017. Esta será una elección importante. El tema migratorio se perfila como un asunto decisivo para la elección. A no ser que haya un giro dramático, el candidato del partido republicano tendrá una postura sumamente en contra de los inmigrantes. El candidato del partido demócrata tendrá una postura claramente a favor de una reforma migratoria y una política más humanitaria.

Es lógico cuestionar la eficacia de las posturas y las posibilidades de realizar las plataformas; sin embargo, la decisión con respecto a la política migratoria será clara.

Otros asuntos importantes para los hispanos incluyen la educación, la salud, el medio ambiente, la economía y las relaciones exteriores con América Latina. Una conversación abierta e inclusiva ayudaría con la elaboración de planes más convenientes para la comunidad hispana y probablemente las comunidades en general.

La deshonestidad abundan en estos tiempos electorales. Se ven los arribistas y los dictadores. Se perciben los santurrones que intentan guiar a todos por su camino. Algunos me han dicho que eso es injusto dominio. Se huele de lejos.


Volviendo al presente, es importante ver la realidad, con frecuencia fea. Ya se acerca la decisión de la Corte Suprema. Ya se acerca la conclusión de las carreras políticas hacia la Casa Blanca. Son asuntos importantes. Pero también es importante nuestra carrera o ejercicio en el parque o el gimnasio, los libros o estudios que tenemos por realizar, las tareas pendientes, el trabajo. Espero que sean buenos estos días.

miércoles, 9 de marzo de 2016

El fenómeno Trump

Donald Trump es el favorito para ser el candidato del partido republicano para la presidencia de los Estados Unidos. Algunos líderes e intereses del partido republicano han organizando una oposición, pero parece tarde. Trump ganó tres de los primeros cuatro estados en la contienda republicana, ganó en la mayoría del estados del “supermartes”, y ganó otra vez anoche.

Había un consenso que Trump saldría fortalecido de las primarias del principio de marzo, quizás de manera aplastante para sus contrincantes. Así he sido a pesar de algunos ataques de supuestos líderes del partido republicano.

El fenómeno Trump me preocupa en parte y me fascina por otra parte. Trump ha expresado algunas ideas radicales, incluso racistas. Ha tomado una postura sumamente en contra de los inmigrantes indocumentados. Ha usado el tema de la inmigración para demostrar en su retórica mano dura, incluso en contra de cualquier flexibilidad con respecto a los inmigrantes documentados.

Me fascina en parte porque creo que Hillary Clinton que va como favorita del partido demócrata le ganaría a Donald Trump. Las ideas peligrosas de Trump no se implementarían por la derrota que sufriría si sale como el abanderado del partido republicano, algo más probable con cada día que pasa.

Hillary Clinton tiene la experiencia, la formación y el profesionalismo para ganar la elección que le llevaría a la Casa Blanca, esta vez como la Presidenta de los Estados Unidos.

Donald Trump no parece tener la experiencia para lidiar con los desafíos públicos, trabajo diario de los presidentes. Tampoco tiene el temperamento. Esta es mi opinión, pero dada la oposición de muchas personas e intereses, incluso gente conectadísima al partido republicano, parece ser una opinión bastante común: a fin de cuentas, muchas personas tendrían una resistencia a Trump.

A pesar de la oposición, Trump sigue atrayendo a un segmento del electorado suficiente amplio para poder estar donde está. Encima, Trump está involucrando a gente desconectada de la política: gente harta de las mentiras de los políticos, gente que ha creído que no tiene voz, etc.

Trump representa un desafío para muchos hispanos. Él ha insultado a muchos inmigrantes e incluso ciudadanos que son hispanos. Ha subido en las encuestas a base de presentar una mano dura en contra de la inmigración.

Ya se sabe que la mayoría de hispanos conocen a alguien que ha sufrido a causa de unas leyes migratorias desfasadas, un sistema migratorio roto. Muchos indocumentados tienen hijos ciudadanos, bastantes con la edad y la disposición de votar.

Trump ha animado una parte del electorado que se puede caracterizar como políticamente dormido. Lo ha hecho en base a la furia, el miedo y la exageración. El fenómeno Trump fascina; sin embargo, también preocupa el mismo fenómeno.


Es exageración comparar a Trump con lideres fascistas y nocivas para sus países y la sociedad. No obstante, es importante frenar a Trump antes de que llegue a la Casa Blanca. No tengo que escribir más sobre los peligros: se ven en la retórica y las acciones de Trump. Hace falta activar a los hispanos y todos que buscan una sociedad más abierta y cálida. El fenómeno Trump debería servir para despertarnos y activarnos para la participación.


jueves, 11 de febrero de 2016

La constancia

Durante casi seis años, de marzo de 2008 a febrero de 2014, hice como mínimo treinta minutos de ejercicio todos los días. Vivía en Mexico y Utah durante ese tiempo con viajes a Washington, D.C.; Lima, Perú, Philadelphia, Pennsylvania entre otros. El ejercicio es sumamente importante para mi, pero quizás no lo es para todos. Sin embargo, la constancia debería ser fundamental.

Hay un dicho para los corredores de fondo que la carrera no es para el más rápido, ni el más fuerte, sino para los que perduran. Claro, en una competencia, hay ganadores. Vale la pena respetar eso y celebrar los logros, a veces de nosotros pero también de otros.

Después, es momento de continuar en el camino. La competencia con otros sirve de muchas maneras: para evaluar el progreso, para motivar, para ganar algo. No obstante, la competencia con uno mismo es tal vez la más importante.

No solo se aplica al deporte. En los estudios o el aprendizaje de algo, se puede aplicar. ¿Cómo podemos mejorar nuestra manera de pensar, la habilidad en las matemáticas o las letras, la productividad en el trabajo, etc.? Las metas ayudan, y parece que hay una sin fin de libros sobre las estrategias de formular y alcanzar los objetivos.

El diccionario de la Real Academia Española define “constancia” así: “Firmeza y perseverancia del ánimo y las resoluciones y en los propósitos.” La constancia ayuda mucho con el progreso, y vale la pena cultivarla.

“La tortuga y la liebre” cuenta algo divertido sobre la constancia. No todos los cuentos que tocan la constancia terminan con un resultado parecido, pero sigue siendo importante.

La constancia no debería ser ciega. Hay una dicho que la práctica hace al maestro. Es bonita la frase, y sirve para la motivación y la constancia. ¡Cuidado! Aunque la práctica es fundamental, puede servir para reforzar hábitos no tan buenos, técnicas incorrectas. Si uno está ensayando mal, la práctica sin correcciones puede reforzar algo no tan bueno. Puede hacer de lo incorrecto algo casi permanente y difícil de cambiar.

Por el otro lado, la perfección no debería volverse enemigo de la acción. Si tuviera que equivocarme, preferiría hacerlo con acción que con inacción.

Aprender un idioma puede servir como ejemplo. Como profesor del inglés, he observado algunos estudiantes muy miedosos en el momento de hablar. Temen cometer errores con el acento, la gramática, el estilo, etc. Otros estudiantes hablan sin miedo. Comenten errores, pero aprenden de esos errores.

Es importante parar a veces para la evaluación, para recibir una crítica o una autocrítica. Otra vez, la práctica sin correcciones puede reforzar algo malo. Claro, la inacción no va a ayudar en el progreso. Dicho es, recibir o esperar una evaluación no equivale a la inacción.


Vuelvo al diccionario para enfatizar la importancia de la perseverancia y la firmeza en el camino. Son las bases de algo muy importante: la constancia.





jueves, 28 de enero de 2016

El voto hispano, las elecciones de 2016 y Trump

Con cada elección durante las últimas décadas, se ha crecido el voto hispano. No obstante, la participación de este sector del electorado va por debajo de la participación de otros sectores y la participación. Esto ha ocurrido a pesar de los esfuerzos de algunos candidatos y muchas organizaciones.

El voto hispano no es monolítico; sin embargo, se ha etiquetado como el gigante durmiente, un sector que podría influir mucho en o incluso determinar el resultado de las elecciones a nivel federal, es decir de la presidencia. Según un estudio reciente de CNN en español y el Centro de estudios latinoamericanos, caribeños y latinos de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, algo que impide esta influencia es la baja registración comparativa de los votantes hispanos. Mientras los votantes elegibles no hispanos tienen una registración sobre el 73 por ciento, los votantes elegibles hispanos tienen una registración sobre el 58 por ciento. No se ha variado mucho de 1992 a 2012. El porcentaje más alto de 59.4 ocurrió en 2008 y el porcentaje más bajo de 57.3 ocurrió en 2000. En 2012, 58.7 por ciento de los votantes elegibles hispanos se habían registrado.

Los votantes registrados hispanos votan menos de los votantes registrados no hispanos, pero la diferencia es menor, menos de 9 por ciento comparado con la diferencia de 15 en la registración. Tomando en cuenta la registración y el voto, podemos calcular que menos de 50 por ciento de los votantes elegibles hispanos votan en las elecciones presidenciales. Esto se compara con la participación de 66 por ciento o casi dos tercios de los votantes elegibles no hispanos.

A pesar de la baja participación, el voto hispano es factor importante. A nivel federal, el candidato demócrata Barack Obama ganó aproximadamente 71 por ciento del voto hispano contra el 27 por ciento del candidato republicano Mitt Romney. Eso equivalía a más de 4.5 por ciento de todos los votos, casi el margen ganador del presidente Obama.

En los estados más competitivos, los “estados claves,” el voto hispano es incluso más importante. Colorado, Nevada y Florida cuentan entre esos estados. En Colorado, el candidato Obama ganó 75 por ciento del voto hispano, lo que le daba la ventaja en su victoria. En Nevada, Obama ganó 70 por ciento del voto hispano, un poco menos que su porcentaje a nivel nacional pero suficiente para darle la victoria estatal. En Florida, un estado que muchos cubanos y supuestamente más republicano en sus preferencias, Obama ganó 60 por ciento del voto hispano, una ventaja que le daba la victoria estatal por menos de 1 por ciento, todo esto según estudios del Centro Hispano Pew y reportajes del periódico Washington Post (votos del colegio electoral).

El voto hispano sigue creciendo. También crece la atención que recibe. El puntero del partido republicano Donald Trump ha atacado una parte de la comunidad hispana con generalizaciones y estereotipos. Algunos le defenderían a Trump diciendo que él se refiere sólo a los indocumentados, a los inmigrantes o a una parte nociva de la comunidad hispana.

Sin duda Trump ha influido en la conversación sobre la inmigración y la posibilidad de efectuar reformas en el sistema. Los candidatos del partido republicano se han vuelto más estrictos en sus conceptos sobre una reforma migratoria y sus medidas. Algunos candidatos republicanos que apoyaron reformas en el pasado han modificado sus posturas.

En cambio, los demócratas Hillary Clinton, Bernie Sanders y Martin O’Malley han abogado a favor de una reforma migratoria integral y a favor de medidas temporales que aliviarían las ansiedades de los indocumentados y sus familias.


A fin de cuentas, el factor Trump podría animar a más hispanos y asiáticos buscar la ciudadanía que les permitiría votar en las elecciones de 2016. Tal vez, se registrarán a niveles más altos. Sin duda Trump ha despertado a mucha gente a favor o en contra de su candidatura. Por las encuestas, los hispanos tienen una resistencia enorme a este billonario que de momento lleva una ventaja grande dentro del partido republicano. Está por ver los resultados en las primarias. Si Trump sale como el abanderado del partido republicano, el gigante durmiente podría ponerse de pie para pararle.


miércoles, 6 de enero de 2016

Inmigración: Unos consejos básicos

He recibido muchos comentarios sobre los operativos recientes de inmigración y los rumores. Es muy triste la acción del gobierno en base a un sistema roto y leyes desfasadas. Es importante señalar que hay jurisprudencia en contra de los operativos arbitrarios y las detenciones sin fundamentos. También es hora para un repaso de los consejos básicos.

Los consejos de siempre son:
1.  Vivir conforme con las leyes
2.  Evitar problemas con la policía
3.  Respetar la policía.  La gran mayoría de las policías son honestos y respetuosos.  Si ocurre un abuso de autoridad, es importante reportarlo.  Sin embargo, resulta mejor mantener la calma durante el incidente para después poder contarlo a las organizaciones que abogan por los derechos humanos.  Casi nunca conviene entrar en una discusión durante el incidente.
4.  Tener listos los documentos del coche.  Todos tenemos el derecho de guardar silencio.  Cuando uno conduce un carro, tiene que tener una licencia o el privilegio de conducir, una póliza de seguro y la registración del carro.  Conviene tener estos documentos listos por si acaso un policía le para por una infracción de transito.  Estos son los únicos documentos que el conductor debe presentar al policía.  El estatus migratorio no tiene nada que ver con una infracción de tránsito.  Si el policía hace una pregunta o referencia a inmigración, el conductor debería guardar silencio y no contestar.
5.  Conocer los derechos.  Todas las personas en Estados Unidos tenemos el derecho de guardar silencio.  Es Derecho Constitucional.  El sistema de derecho aquí es un sistema de adversarios y siempre existe, incluso para los indocumentados, la presunción de inocencia.  Antes de renunciar esa presunción de inocencia, es muy recomendable hablar con un abogado.  A veces la gente pregunta si guardar silencio equivale a mentir.  No en absoluto: guardar silencio es una manera de preservar los derechos en el sistema legal.  En cambio, mentir puede perjudicar esos mismos derechos.  Nadie debería mentir, pero guardar silencio sí.
6.  No usar ni portar documentos falsos.

7.  Saber que la policía (con pocas excepciones) no puede entrar a una casa o apartamento sin contar con una orden de cateo firmado por un juez.  Si la policía cuenta con esa orden, se puede pasar la orden por debajo de la puerta para que la persona dentro pueda revisarlo.  Para su validez, la orden, entre otros detalles, tiene que llevar la dirección de la casa.  Pero repitiendo, la persona en la casa tiene el derecho de mantener la puerta cerrada hasta ver una orden válida de cateo.  Es Derecho Constitucional.


jueves, 3 de diciembre de 2015

La Corte Suprema y la acción migratoria

El 20 de noviembre de 2014, el presidente Obama anunció una acción migratoria. A mediados de febrero de 2015, habría expandido la acción diferida para los llegados en la infancia (“DACA” por sus siglas en inglés). En mayo de 2015, habría dado una oportunidad a millones de padres indocumentados de niños nacidos en Estados Unidos.

Los republicanos, incluso el gobernador Gary Herbert y el fiscal general de Utah Sean Reyes, se juntaron con Texas y otros estados para entablar una demanda en contra de los inmigrantes, en contra de la iniciativa del presidente Obama.

En febrero de 2015, el juez federal Andrew Hanen decidió imponer una medida cautelar para evitar la implementación de la acción migratoria de Obama. La administración de Obama apeló esa decisión al Quinto Circuito.

En noviembre, el Quinto Circuito decidió respaldar al juez Hanen en contra de la acción migratoria del presidente Obama. Ahora toca la apelación a la Corte Suprema, donde los expertos esperan una victoria para Obama, una victoria para los inmigrantes.

La administración de Obama ya ha empezado el proceso. Dentro de unos meses, el caso llegará a la Corte Suprema, donde muchos comentaristas, yo incluido, anticipan un resultado favorable.

Los opositores presentaron una petición para alargar el plazo. La Corte Suprema ya ha rechazado una demora poco razonable. Es una señal favorable para los que buscan desbloquear la acción migratoria.

La Corte Suprema podría desbloquear la acción migratoria para millones de personas y sus familias. Esto ocurriría en primavera o verano del año 2016, algo tardío, pero bienvenido y merecido.

Mientras, es muy importante para los que calificaría evitar problemas con las leyes, organizar los documentos y pruebas para poder demostrar cumplimiento con los criterios en su momento, y ahorrar dinero para poder solventar los gastos de los procesos. Es aconsejable siempre ahorrar dinero en cuenta propia.

El camino ha sido largo; sin embargo, sigue. Nadie debería tirar la toalla a pesar de las dificultades.

Otra señal favorable para una reforma migratoria en un plazo de un año y medio o dos años es la iniciativa de Mark Zuckerberg, el jefe de facebook, de invertir dinero en fwd.us para seguir abogar a favor de una política migratoria razonable.

A pesar de tantos rodeos durante los últimos años—décadas, para escribir la verdad—estamos llegando al fin: si la políticos no cambian su actitud, los cambios demográficos aseguran su reemplazo. Es cuestión de lógica y de tiempo, no tanto como algunos temen o imaginan.



martes, 24 de noviembre de 2015

No cometas un DUI

Hemos pasado tristezas con el último operativo de inmigración: es difícil observar a gente casi intachable pasar por experiencias duras a causa de un error, o errores pequeños pero múltiples, en el pasado.

El delito de conducir bajo la influencia de alcohol o droga (“DUI”) cuenta en general como un delito menor de clase B en el sistema penal de Utah. En el sistema migratorio cuenta como un delito menor significativo. Eso conlleva consecuencias serias, no importa la antigüedad del antecedente. Puede ser muy grave para los indocumentados y sus familias.

Comunicar sin rodeos a veces significa usar pocas palabras.

Si has cometido un DUI en el pasado, guarda bien el cumplimiento con la condena, cualquier prueba de rehabilitación: certificados de una clase, documentos donde consta haber hecho bien todas las pruebas, la evidencia de servicio comunitario, etc.

Si tienes que enfrentar un cargo de DUI, guarda todos los derechos y ten mucho cuidado con el proceso para que no te perjudique demasiado en el sistema penal y si te toque en el sistema migratorio.

Sin rodeos, no cometas un DUI.

No vale la pena ni para ti, ni para las otras personas en las carreteras, ni para las familias.


No hay más palabras, solo tristezas…
Blog Information Profile for alvarezkjarsgaard