sábado, 22 de octubre de 2016

El camino Penn State y los desvíos

La política se vuelve sucia como siempre. Dicho eso, tengo más confianza que nunca que Hillary Clinton será la próxima presidente de los Estados Unidos. En esta columna, quiero enfocarme en los valores y como vivir bien.

En 2015, escribí sobre los principios de James Franklin, el técnico del equipo de fútbol americano de la Universidad Estatal de Pensilvania (“Penn State”). Penn State se ha conocido durante una generación como un programa extraordinario con dos campeonatos nacionales. El lema es “Éxito con Honor”.

El técnico Franklin parecía capaz de aumentar el palmarés. Penn State se beneficiaría de la energía, el liderazgo y la filosofía de este hombre, su equipo y todos los componentes.

Franklin hablaba mucho de los principios de su programa, pero reconocía de antemano que eran principios inspirados y derivados de otras personas. Franklin no parecía ni egoísta ni megalómano con su estatus y posición.

Los principios eran y son estos:

1. Tener una actitud positiva - “Despierta todos los días con una actitud positiva, apreciando las oportunidades que tienes, lo que haces, lo que puedes conseguir. Es algo que puedes controlar.”

2. Ser trabajador - “Despierta cada día con ganas de esforzarte más que las otras personas. Quizás hay gente más atractiva o más inteligente, pero nadie va a esforzarse más que yo.”

3. Competir en todo – “Competir en la escuela, competir en los entrenamientos, competir en la cancha. La competición es uno de los fundamentos de este país, en mi opinión (James Franklin): formar una sociedad competitiva con una ética de la más trabajadora. Hemos perdido algo de eso.”

4. Sacrificar – “¿Estás dispuesto a sacrificar las cosas que la persona común y corriente no sacrificaría para alcanzar algo especial? Todos quieren el éxito, pero ¿estás dispuesto a sacrificar para hacer lo necesario para conseguir el éxito a largo plazo?”

Los principios son importantes para Penn State, pero Franklin enfatizaba también la importancia de las relaciones y la importancia de dar gracias. “Las organizaciones, los equipos y las comunidades consiguen el éxito en base a relaciones excelentes, en base a la confianza que generan.” El reconocimiento a otros es tema central: “Es importante agradecer a los parientes, los amigos y los conocidos que han ayudado en el camino hacia las oportunidades y los logros.”

Este año, el equipo de Penn State ha sufrido unas derrotas difíciles de digerir para la afición. No obstante, James Franklin sigue fiel a sus principios. Pide a la afición confiar en el proceso, los buenos principios y el camino.


Recomiendo los principios de James Franklin y Penn State para la comunidad hispana de Utah. Agrego los valores de Sin Rodeos: la honestidad, la claridad y la franqueza. El camino “Penn State” no es un camino fácil y sin tropiezos, pero puede servir como guía para los individuos y las comunidades. Hay que disfrutar también de los desvíos.

martes, 11 de octubre de 2016

Utah complication on Trump: Straight-party voting

Polls indicate Donald Trump has a significant lead in Utah because of his support from Republicans and Mormons. Recent events have caused pause for the Republican Party and the LDS Church. Institutions largely silent to Trump's rhetoric against Latinos, African-Americans, Muslims and others now see an interest in distancing themselves from Trump.

Straight-party voting in Utah could have been eliminated legislatively had HB119 not been buried by the legislature earlier this year. Straight-party voting is a complication for the institutions dominant in Utah politics: the Republican Party and the LDS Church.

Repudiation of Trump would mean recommending against strict straight-party voting for Utah Republicans. This is no small matter. The four largest counties in Utah indicate Republicans benefitted from the straight-party vote in the last presidential election.

Here are the numbers:

In Salt Lake County, 36.6 percent of voters chose straight-party. 50.7 percent of those voted Republican, 47.3 percent voted Democrat, and 2.o percent voted another party.

In Utah County, 34.1 percent of voters chose straight-party. 88.0 percent of those voted Republican, 10.6 percent voted Democrat, and 1.4 percent voted another party.

In Davis County, 37.0 percent of voters chose straight-party. 77.4 percent of those voted Republican, 20.4 percent voted Democrat, and 2.2 percent voted another party.

In Weber County, 39.0 percent of voters chose straight-party. 66.7 percent of those voted Republican, 30.6 percent voted Democrat, and 2.7 percent voted another party.

Some Utah Republicans doubtless are wrangling with moral, personal and political issues over what appears to be a Trump wreck of olympic proportion. But the numbers and frankly Republican resistance to HB119 have made it worse.

martes, 27 de septiembre de 2016

Clinton gana a Trump en el primer debate

El primer debate empezó con la idea de enfocarse en tres temas principales: alcanzando la prosperidad, el rumbo de los Estados Unidos y la seguridad de los Estados Unidos. Como en casi cualquier debate, entraron tópicos de interés a los participantes y otros desvíos.

En su primer respuesta a una pregunta sobre la creación de empleos, Hillary Clinton enfatizó la importancia de aumentar el sueldo mínimo y de acabar con la diferencia en sueldos entre los hombres y las mujeres. Mencionó programas como repartir la rentabilidad de una empresa con todos los trabajadores, no solo los de arriba; los días de descanso para razones familiares; el costo de las guarderías; y las universidades públicas a costo alcanzable.

Clinton dijo que pagaría por estas políticas a través de una subida de los impuestos para las personas que más ganan, los verdaderamente ricos que han recibido casi todos los beneficios del crecimiento económico.

A la pregunta sobre la creación de empleos, Donald Trump empezó con estas palabras: “Nuestros empleos están huyendo del país. Están yendo a México. Están yendo a muchos otros países. Mira lo que está haciendo China: están devaluando su moneda para competir con nosotros y nadie en nuestro gobierno está combatiéndoles.” Trump dijo que un amigo le había hablado sobre el milagro de México, fábricas entre las más grandes, sofisticadas y mejores del mundo. En los Estados Unidos, no tanto. Mencionó la falta de trabajos en Michigan y Ohio. [Algunos periodistas notaron que Michigan y Ohio tienen niveles de desempleo bajo el promedio nacional.]

Trump dijo que reduciría el nivel de impuestos de manera tremenda para las empresas, grandes y pequeñas. También señaló la necesidad de negociar de nuevo los tratos de libre comercio y de frenar el robo de nuestras empresas y nuestros empleos por parte de países extranjeros.

Sobre el tema de las relaciones entre razas, Clinton explicó desafíos relacionados con la vivienda, la escuela y el sistema judicial. Abogó a favor de restaurar la confianza mutua entre la policía y las comunidades. Una reforma del sistema penal y unas mejoras en regular las armas serían fundamentales para el progreso.

Trump enfatizó la importancia del orden en un sistema de leyes. Habló sobre el peligro y el riesgo que reinan en varias ciudades del país. [Según las estadísticas de la FBI, el nivel de delitos de violencia está muy por debajo del promedio histórico.] Dijo que varias organizaciones de la policía le habían dado su apoyo.

En general, durante el debate Trump habló en términos generales. Usó su lema de Hacer Grande de Nuevo América. Criticó a Clinton con su frase habitual: “Político típico. Muchas palabras. Nada de acción.” Trump se lío con varios temas incluyendo su ataque al presidente Obama por no haber nacido en Estados Unidos, la confusión sobre el cambio climático y varias quiebras de sus empresas.

Clinton habló con mucho más detalle. Cuando habló sobre el mundo, se notaba su experiencia en y el dominio de las relaciones exteriores. Ni huyo de los ataques de Trump ni dejo intactas algunas de sus exageraciones o mentiras. [Unos analistas señalaron la eficacia de la campaña Clinton en tener un equipo para indicar las falsedades o equivocaciones de Trump.] A la crítica de “muchas palabras,” Clinton tuvo una respuesta genial para Trump: “Creo que Donald me acaba de criticar por haberme preparado para este debate. Y sí, lo hice. ¿Sabes otra cosa para la que me he preparado? Me he preparado para ser presidente. Y creo que eso es algo favorable.”

martes, 13 de septiembre de 2016

El deporte



Me acuerdo de algunas clases de educación física en Virginia, Maryland y Pennsylvania. Siempre era pequeño por mi edad, pero solía hacerlo bien en los ejercicios y deportes de resistencia. Corría mucho y jugaba tenis sin cesar durante una parte de mi juventud.

Mi formación universitaria en Penn State me ayudó desarrollar y profundizar tanto los intereses académicos como los deseos y curiosidades en el deporte. Aprendí jugar ráquetbol, algo parecido al squash y quizás también al tenis. Estudié la psicología del deporte con una de las pioneras en el campo, la profesora Dorothy Harris. Treinta años más tarde, sigo aplicando algunas de sus lecciones. Me inculcó la importancia de la actividad física durante toda la vida.

Soy corredor. También soy nadador aunque con menos frecuencia. Brinco bastante la reata como ejercicio para fortalecer todo el cuerpo. El ejercicio me cansa en el momento, pero en general me da más energía y ganas para lidiar con los desafíos. Cada vez, más estudios elogian al ejercicio como paliativo del estrés emocional y físico de la vida.

Mi esposa enseña a los niños preescolares. Ella me ha señalado el ejercicio y el deporte como partes fundamentales de la educación. La actividad en los niños les ayuda con el desarrollo de los movimientos finos. Los niños activos tendrían más posibilidades de aprender bien a la edad indicada sujetar una lápiz para los trabajos en la aula.

Mis padres creían que el deporte ayudaría a los niños elegir bien algunos caminos en la vida. Con la experiencia personal y la lectura de tantas anécdotas, creo que tenían razón. La gran mayoría de los deportistas tienen que llevar una vida sana para mejorar sus habilidades. A veces hemos visto malos ejemplos a nivel profesional, pero eso parece la excepción y no la regla. Casi cualquier entrenador, si no todos, animaría a sus deportistas comer sano y vivir de una manera sana. No importa el nivel

Con el comienzo del año escolar y el rigor de la vida en otoño, surgen los estreses del diario vivir. El sol del día se vuelve menos intenso y más corto. Podría ser difícil pensar en la actividad que llevábamos durante el verano. Incluso, los deportes en la televisión podrían distraernos. No es necesariamente malo: Que gane siempre Penn State. Y voy a favor de la Universidad de Utah siempre que no jueguen en contra de Penn State.

Al grano y sin rodeos, que hagamos algo de ejercicio todos los días. No hay que ser corredor, jugador de fútbol o gimnasta. Basta con andar un poco por la mañana o por la tarde. Ayuda hacerlo con amigos, miembros de la familia o un grupo.

Anima a los niños participar en algún deporte. Aunque sea algo informal en un parque o en la yarda, vale la pena. No es solo para evitar el sobrepeso o las consecuencias como la diabetes, pero eso sí es una parte. Más que nada, animar a las personas en las actividades y en el deporte es para mejorar la calidad de vida tanto para ellos como para todos que vivimos en su entorno.


Hasta la próxima, idealmente en los caminos de las montañas o quizás en una piscina.



martes, 30 de agosto de 2016

La reforma migratoria depende de la elección de Hillary Clinton

A casi dos meses de las elecciones, las preguntas y respuestas sobre la inmigración se repiten. Las leyes, la práctica y las propuestas se entremezclan en la política electoral. En teoría, siguen los desafíos de implementar la acción migratoria del presidente Obama y de suavizar los procesos migratorios. Sin embargo, casi todos los actores en el asunto se fijan ya en el 8 de noviembre, la fecha de las elecciones este año.

Hay terceros, pero las únicas candidaturas con posibilidades serias en este momento son Hillary Clinton y Donald Trump. Uno de estas personas asumirá oficialmente la Presidencia de los Estados Unidos alrededor de mediodía el 20 de enero de 2017. Trump ya se ha declarado a favor de deportar a los 11 plus millones de indocumentados o a fuerzas o a través de la autodeportación (la misma política perdedora de Mitt Romney en 2012). Clinton ha hablado sobre la necesidad de llevar a cabo una reforma migratoria. Además, ella ha señalado la necesidad de usar el poder de la presidencia para reducir los efectos nocivos de una política migratoria desfasada.

Los modelos de New York Times y 538 blog, dos fuentes prestigiosos en el análisis político, estiman las posibilidades de Hillary Clinton entre 78 y 90 por ciento. A pesar de una campaña casi desastrosa de Donald Trump, según esos modelos, él podría tener hasta una posibilidad en siete de volverse Presidente. Está claro que los que quieren una política moderada en la inmigración deberían hacer lo posible en reducir esa posibilidad a la mínima.

Es difícil en Utah, dado el afán de los votantes de Utah para el partido republicano. Afortunadamente, Utah no es un estado clave a nivel nacional. Todos saben que por bien o por mal, los votantes de Utah suelen optar por el partido republicano. Este año, una encuesta de Public Policy Polling en Utah indica que Trump aventaja a Clinton por 15 por ciento. Lo curioso es que esa ventaja de Trump se debe al apoyo de los mormones. Los votantes mormones dan a Trump una ventaja de 32 por ciento sobre Clinton. Interesante es que sin esos votantes mormones, Clinton ganaría a Trump por 16 por ciento.

El 538 blog ha señalado que algunos estados claves este año son Florida, Pennsylvania, Ohio, Michigan, North Carolina, Virginia, Wisconsin, Minnesota, Colorado y Nevada. El 538 blog indica que las encuestas indica una ventaja por parte de Clinton en cada uno de estos estados. En algunos estados, la ventaja es grande.


Los pleitos en los juzgados y el cabildeo en el Congreso y las legislaturas importan mucho menos que el esfuerzo en las elecciones. O gana Clinton o gana Clinton. No hay alternativa para las personas que buscan una política más coherente en el campo migratorio.

miércoles, 22 de junio de 2016

Inmigración: La Corte Suprema y el Colegio Electoral

La Corte Suprema está a punto de anunciar su decisión sobre la acción ejecutiva. La decisión afectará dos programas de la administración de Obama, DACA+ y DAPA, que podrían permitir el arreglo temporal de millones de indocumentados. En breve, DACA+ es para los indocumentados que llegaron en la infancia antes de 1 de enero de 2010, cumplen con los criterios de la educación, y pasan un chequeo de antecedentes. DAPA es para los padres indocumentados que han vivido en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2010, que tienen un niño ciudadano o residente permanente nacido en o antes del 20 de noviembre de 2014 y que pasan un chequeo de antecedentes.

DACA+ y DAPA han estado frenados por una decisión de un juez federal de Texas y por la aprobación de la corte federal de apelaciones del quinto distrito. La Corte Suprema podría dejar puesto el freno o podría desbloquear el camino, dando paso libre a la implementación de los programas. Se entiende que el gobierno tardará algo de tiempo para la elaboración del proceso, pero sería un paso adelante para millones de personas y sus familias.

¡Ojo! Los programas son temporales. La única solución a largo plazo es una reforma migratoria que pasa por el congreso nacional.

La elección de noviembre es importante. Los candidatos principales son Hillary Clinton y Donald Trump. Clinton ha hablado a favor de una reforma migratoria que permite la legalización de millones de indocumentados. Trump ha hablado sobre una política migratoria de mano dura y de la necesidad de construir un muro a lo largo de la frontera con México.

Las elecciones para presidente en Estados Unidos pasan por el colegio electoral. Este sistema distribuye los votos electorales (de los electores del colegio electoral) entre los cincuenta estados y Washington, El Distrito de Columbia. Se distribuyen los votos electorales conforme con la población del estado. California es el estado con más gente y tiene 55 votos electorales. Utah es un estado pequeño en este sentido y tiene 6 votos electorales. Hay 538 votos electorales en total, y un candidato tiene que ganar 270 votos como mínimo para ganar la elección en el colegio electoral. Ni nadie consigue ese número de votos en el colegio electoral, hay un proceso que depende de la Cámara de Representantes para determinar el ganador.

Exceptuando los estados de Maine y Nebraska que asignan los votos electorales conforme al ganador de los votos populares (de la gente) distritos federales de la Cámara de Representantes, los otros estados asignan los votos electorales al ganador de los votos populares a nivel estatal. El margen no importa: si tal candidato gana por un voto popular o medio millón de votos populares en California, lleva los 55 votos electorales.

El efecto de esta dinámica es el enfoque de las campañas en los estados competitivos y claves para la victoria. En 2012, los estados de Colorado y Nevada contaban en ese grupo de estados claves. Esos estados no cuentan con muchos votos electorales, 9 y 6, pero en una elección reñida, podría ayudar al candidato sumar los votos necesarios, los 270. Otro estado clave a nivel nacional fue Florida, que cuenta con 29 votos electorales. Barack Obama ganó todos estos estados claves y terminó con 332 votos electorales a los 206 que consiguió Mitt Romney.


Un estado competitivo en la elección no es necesariamente un estado clave. Las encuestas hasta el momento indican una ventaja grande y significativa para Hillary Clinton. Hay algunos estados competitivos, incluyendo a Utah, que suelen votan a los republicanos. Si en unos meses las encuestas siguen demostrando competitividad para la candidata demócrata, será una señal que la elección va a ser muy difícil para Donald Trump. Estos estados históricamente republicanos no volverán claves para la elección de la nueva Presidenta sino dominós que caerían en un desastre electoral para el partido de Trump. Eso podría abrir camino a una reforma migratoria verdadera y duradera.

martes, 17 de mayo de 2016

Inmigración: pasado, presente y futuro

La reforma migratoria no ha avanzado durante la administración del presidente Barack Obama. En diciembre de 2010, el DREAM Act para los estudiantes indocumentados se frenó en el Senado por no poder alcanzar 60 por ciento de los votos en esa cámara. Una propuesta de reforma íntegra se aprobó en el Senado en junio de 2013, pero nunca recibió una votación en la Cámara de Representantes.

En los últimos meses del mandato de Obama, no hay posibilidades de una reforma migratoria. Lo que sí hemos visto han sido acciones ejecutivas para suavizar el sistema para muchos y asegurar algo de estabilidad para algunos indocumentados que cumplieron con los criterios de la acción diferida para los llegados en la infancia (“DACA” por sus siglas en inglés).

Desde noviembre de 2014, el gobierno ha estado priorizando los casos para la deportación. Hay un enfoque en los indocumentados que han sido condenados por delitos graves, varios delitos menores o delitos menores significativos. Un delito menor significativo es conducir bajo la influencia de alcohol o drogas. En miles de casos, un antecedente de ese tipo ha servido como justificante de la detención de un indocumentado con muchos años aquí y una historia casi intachable. Parece injusto esa política de mano dura en miles de casos.

Si un indocumentado no cae entre la prioridades para la deportación, el riesgo actual de tener que enfrentar cargos es muy bajo a no ser que la persona sea una persona recién entrada o una persona que ha tenido problemas con inmigración desde el primero de enero de 2014, sobre todo una orden de deportación. Recalco que han habido muchas injusticias y una aplicación francamente arbitraria durante varios años. Sin embargo, el riesgo de deportación es muy baja en estos momentos para los indocumentados que llevan tiempo aquí y no tienen antecedentes.

Una dinámica de la política migratoria ha sido las deportaciones. Es una polémica por la manera de contar y la manera de detener. No obstante, ha habido más de dos millones de deportaciones durante los siete años y algunos meses del mandato de Obama. Hay varias razones incluyendo la presión de los republicanos a favor de mano dura, la idea de que la mano dura de Obama abriría la posibilidad de una reforma migratoria, y una lucha entre los estados por salir como estado amigable o enemigo de la inmigración indocumentada.

Es difícil aclarar la situación. Arizona por SB1070 salió claramente como el estado más feroz con la mano dura en contra de la inmigración. Utah salió algo esquizofrénico es ese aspecto: fue el primer estado en copiar la lay de Arizona, pero a la vez, intentaron vender la idea de permisos de trabajo para los indocumentados a nivel estatal. Le salió mal a Utah porque en ningún momento podía conseguir fundamento legal para su programa. Las leyes de Utah salieron inconstitucionales tanto por la mano dura como por el trato más amigable. California ha salido como el estado amigable con los inmigrantes, algo irónico dado la política de mano dura que salió de ese estado en 1994.

A fin de cuentas, la política migratoria sigue como juego para ganar votos o popularidad a nivel local, estatal y nacional. El precandidato republicano Donald Trump captó mucha atención el año pasado con su campaña en contra de los indocumentados, incluso contra los mexicanos. Sigue repitiendo su intención de construir un muro en la frontera sur de los Estados Unidos. Contra los pronósticos de muchos analistas y la certeza de muchos líderes republicanos, Trump está a punto de ganar el nombramiento del partido republicano.

El partido demócrata está a punto de dar el nombramiento a Hillary Clinton. Clinton ha prometido priorizar la reforma migratoria en los primeros meses de su mandato. Además, Clinton ha explicado que extendería y ampliaría las acciones ejecutivas de Obama. La elección que se llevará a cabo el 8 de noviembre de 2016 presenta un contraste claro con respecto a la política migratoria. Clinton v. Trump: la política de legalización o regularización contra la política de deportaciones y un muro.

Las acciones ejecutivas están delante de la Corte Suprema. En abril, los ocho jueces escucharon argumentos sobre la Constitucionalidad de dos programas de la administración de Obama: la ampliación de DACA y la implementación de la acción diferida para los padres indocumentados de hijos que son ciudadanos o residentes permanentes del país y que nacieron en o antes del 20 de noviembre de 2014. Los padres tendrían que pasar por un chequeo de antecedentes y demostrar una estancia desde el 1 de enero de 2010. El programa se conoce como “DAPA” por sus siglas en inglés.

Se espera una decisión de la Corte Suprema a finales de junio. Ese fallo podría desbloquear o dejar intacto un bloqueo legal a DACA amplio y DAPA. Cabe señalar que DACA amplio y DAPA no serían reformas permanentes, sino programas temporales en base a las acciones ejecutivas.


En resumen, la política migratoria pasa por varios caminos a corto, a medio y a largo plazo. A corto plazo, la Corte Suprema anunciará su decisión a finales de junio de 2016. A medio plazo, el 8 de noviembre de 2016, los votantes decidirán (a través de sus estados y el Colegio Electoral) el ganador de las elecciones. Por la Constitución, el/la nuevo presidente asumirá sus funciones a mediodía el 20 de enero de 2017. A largo plazo, vendrá el intento de suavizar o endurecer la política migratoria. No es camino fácil.
Blog Information Profile for alvarezkjarsgaard