martes, 13 de septiembre de 2016

El deporte



Me acuerdo de algunas clases de educación física en Virginia, Maryland y Pennsylvania. Siempre era pequeño por mi edad, pero solía hacerlo bien en los ejercicios y deportes de resistencia. Corría mucho y jugaba tenis sin cesar durante una parte de mi juventud.

Mi formación universitaria en Penn State me ayudó desarrollar y profundizar tanto los intereses académicos como los deseos y curiosidades en el deporte. Aprendí jugar ráquetbol, algo parecido al squash y quizás también al tenis. Estudié la psicología del deporte con una de las pioneras en el campo, la profesora Dorothy Harris. Treinta años más tarde, sigo aplicando algunas de sus lecciones. Me inculcó la importancia de la actividad física durante toda la vida.

Soy corredor. También soy nadador aunque con menos frecuencia. Brinco bastante la reata como ejercicio para fortalecer todo el cuerpo. El ejercicio me cansa en el momento, pero en general me da más energía y ganas para lidiar con los desafíos. Cada vez, más estudios elogian al ejercicio como paliativo del estrés emocional y físico de la vida.

Mi esposa enseña a los niños preescolares. Ella me ha señalado el ejercicio y el deporte como partes fundamentales de la educación. La actividad en los niños les ayuda con el desarrollo de los movimientos finos. Los niños activos tendrían más posibilidades de aprender bien a la edad indicada sujetar una lápiz para los trabajos en la aula.

Mis padres creían que el deporte ayudaría a los niños elegir bien algunos caminos en la vida. Con la experiencia personal y la lectura de tantas anécdotas, creo que tenían razón. La gran mayoría de los deportistas tienen que llevar una vida sana para mejorar sus habilidades. A veces hemos visto malos ejemplos a nivel profesional, pero eso parece la excepción y no la regla. Casi cualquier entrenador, si no todos, animaría a sus deportistas comer sano y vivir de una manera sana. No importa el nivel

Con el comienzo del año escolar y el rigor de la vida en otoño, surgen los estreses del diario vivir. El sol del día se vuelve menos intenso y más corto. Podría ser difícil pensar en la actividad que llevábamos durante el verano. Incluso, los deportes en la televisión podrían distraernos. No es necesariamente malo: Que gane siempre Penn State. Y voy a favor de la Universidad de Utah siempre que no jueguen en contra de Penn State.

Al grano y sin rodeos, que hagamos algo de ejercicio todos los días. No hay que ser corredor, jugador de fútbol o gimnasta. Basta con andar un poco por la mañana o por la tarde. Ayuda hacerlo con amigos, miembros de la familia o un grupo.

Anima a los niños participar en algún deporte. Aunque sea algo informal en un parque o en la yarda, vale la pena. No es solo para evitar el sobrepeso o las consecuencias como la diabetes, pero eso sí es una parte. Más que nada, animar a las personas en las actividades y en el deporte es para mejorar la calidad de vida tanto para ellos como para todos que vivimos en su entorno.


Hasta la próxima, idealmente en los caminos de las montañas o quizás en una piscina.



martes, 30 de agosto de 2016

La reforma migratoria depende de la elección de Hillary Clinton

A casi dos meses de las elecciones, las preguntas y respuestas sobre la inmigración se repiten. Las leyes, la práctica y las propuestas se entremezclan en la política electoral. En teoría, siguen los desafíos de implementar la acción migratoria del presidente Obama y de suavizar los procesos migratorios. Sin embargo, casi todos los actores en el asunto se fijan ya en el 8 de noviembre, la fecha de las elecciones este año.

Hay terceros, pero las únicas candidaturas con posibilidades serias en este momento son Hillary Clinton y Donald Trump. Uno de estas personas asumirá oficialmente la Presidencia de los Estados Unidos alrededor de mediodía el 20 de enero de 2017. Trump ya se ha declarado a favor de deportar a los 11 plus millones de indocumentados o a fuerzas o a través de la autodeportación (la misma política perdedora de Mitt Romney en 2012). Clinton ha hablado sobre la necesidad de llevar a cabo una reforma migratoria. Además, ella ha señalado la necesidad de usar el poder de la presidencia para reducir los efectos nocivos de una política migratoria desfasada.

Los modelos de New York Times y 538 blog, dos fuentes prestigiosos en el análisis político, estiman las posibilidades de Hillary Clinton entre 78 y 90 por ciento. A pesar de una campaña casi desastrosa de Donald Trump, según esos modelos, él podría tener hasta una posibilidad en siete de volverse Presidente. Está claro que los que quieren una política moderada en la inmigración deberían hacer lo posible en reducir esa posibilidad a la mínima.

Es difícil en Utah, dado el afán de los votantes de Utah para el partido republicano. Afortunadamente, Utah no es un estado clave a nivel nacional. Todos saben que por bien o por mal, los votantes de Utah suelen optar por el partido republicano. Este año, una encuesta de Public Policy Polling en Utah indica que Trump aventaja a Clinton por 15 por ciento. Lo curioso es que esa ventaja de Trump se debe al apoyo de los mormones. Los votantes mormones dan a Trump una ventaja de 32 por ciento sobre Clinton. Interesante es que sin esos votantes mormones, Clinton ganaría a Trump por 16 por ciento.

El 538 blog ha señalado que algunos estados claves este año son Florida, Pennsylvania, Ohio, Michigan, North Carolina, Virginia, Wisconsin, Minnesota, Colorado y Nevada. El 538 blog indica que las encuestas indica una ventaja por parte de Clinton en cada uno de estos estados. En algunos estados, la ventaja es grande.


Los pleitos en los juzgados y el cabildeo en el Congreso y las legislaturas importan mucho menos que el esfuerzo en las elecciones. O gana Clinton o gana Clinton. No hay alternativa para las personas que buscan una política más coherente en el campo migratorio.

miércoles, 22 de junio de 2016

Inmigración: La Corte Suprema y el Colegio Electoral

La Corte Suprema está a punto de anunciar su decisión sobre la acción ejecutiva. La decisión afectará dos programas de la administración de Obama, DACA+ y DAPA, que podrían permitir el arreglo temporal de millones de indocumentados. En breve, DACA+ es para los indocumentados que llegaron en la infancia antes de 1 de enero de 2010, cumplen con los criterios de la educación, y pasan un chequeo de antecedentes. DAPA es para los padres indocumentados que han vivido en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2010, que tienen un niño ciudadano o residente permanente nacido en o antes del 20 de noviembre de 2014 y que pasan un chequeo de antecedentes.

DACA+ y DAPA han estado frenados por una decisión de un juez federal de Texas y por la aprobación de la corte federal de apelaciones del quinto distrito. La Corte Suprema podría dejar puesto el freno o podría desbloquear el camino, dando paso libre a la implementación de los programas. Se entiende que el gobierno tardará algo de tiempo para la elaboración del proceso, pero sería un paso adelante para millones de personas y sus familias.

¡Ojo! Los programas son temporales. La única solución a largo plazo es una reforma migratoria que pasa por el congreso nacional.

La elección de noviembre es importante. Los candidatos principales son Hillary Clinton y Donald Trump. Clinton ha hablado a favor de una reforma migratoria que permite la legalización de millones de indocumentados. Trump ha hablado sobre una política migratoria de mano dura y de la necesidad de construir un muro a lo largo de la frontera con México.

Las elecciones para presidente en Estados Unidos pasan por el colegio electoral. Este sistema distribuye los votos electorales (de los electores del colegio electoral) entre los cincuenta estados y Washington, El Distrito de Columbia. Se distribuyen los votos electorales conforme con la población del estado. California es el estado con más gente y tiene 55 votos electorales. Utah es un estado pequeño en este sentido y tiene 6 votos electorales. Hay 538 votos electorales en total, y un candidato tiene que ganar 270 votos como mínimo para ganar la elección en el colegio electoral. Ni nadie consigue ese número de votos en el colegio electoral, hay un proceso que depende de la Cámara de Representantes para determinar el ganador.

Exceptuando los estados de Maine y Nebraska que asignan los votos electorales conforme al ganador de los votos populares (de la gente) distritos federales de la Cámara de Representantes, los otros estados asignan los votos electorales al ganador de los votos populares a nivel estatal. El margen no importa: si tal candidato gana por un voto popular o medio millón de votos populares en California, lleva los 55 votos electorales.

El efecto de esta dinámica es el enfoque de las campañas en los estados competitivos y claves para la victoria. En 2012, los estados de Colorado y Nevada contaban en ese grupo de estados claves. Esos estados no cuentan con muchos votos electorales, 9 y 6, pero en una elección reñida, podría ayudar al candidato sumar los votos necesarios, los 270. Otro estado clave a nivel nacional fue Florida, que cuenta con 29 votos electorales. Barack Obama ganó todos estos estados claves y terminó con 332 votos electorales a los 206 que consiguió Mitt Romney.


Un estado competitivo en la elección no es necesariamente un estado clave. Las encuestas hasta el momento indican una ventaja grande y significativa para Hillary Clinton. Hay algunos estados competitivos, incluyendo a Utah, que suelen votan a los republicanos. Si en unos meses las encuestas siguen demostrando competitividad para la candidata demócrata, será una señal que la elección va a ser muy difícil para Donald Trump. Estos estados históricamente republicanos no volverán claves para la elección de la nueva Presidenta sino dominós que caerían en un desastre electoral para el partido de Trump. Eso podría abrir camino a una reforma migratoria verdadera y duradera.

martes, 17 de mayo de 2016

Inmigración: pasado, presente y futuro

La reforma migratoria no ha avanzado durante la administración del presidente Barack Obama. En diciembre de 2010, el DREAM Act para los estudiantes indocumentados se frenó en el Senado por no poder alcanzar 60 por ciento de los votos en esa cámara. Una propuesta de reforma íntegra se aprobó en el Senado en junio de 2013, pero nunca recibió una votación en la Cámara de Representantes.

En los últimos meses del mandato de Obama, no hay posibilidades de una reforma migratoria. Lo que sí hemos visto han sido acciones ejecutivas para suavizar el sistema para muchos y asegurar algo de estabilidad para algunos indocumentados que cumplieron con los criterios de la acción diferida para los llegados en la infancia (“DACA” por sus siglas en inglés).

Desde noviembre de 2014, el gobierno ha estado priorizando los casos para la deportación. Hay un enfoque en los indocumentados que han sido condenados por delitos graves, varios delitos menores o delitos menores significativos. Un delito menor significativo es conducir bajo la influencia de alcohol o drogas. En miles de casos, un antecedente de ese tipo ha servido como justificante de la detención de un indocumentado con muchos años aquí y una historia casi intachable. Parece injusto esa política de mano dura en miles de casos.

Si un indocumentado no cae entre la prioridades para la deportación, el riesgo actual de tener que enfrentar cargos es muy bajo a no ser que la persona sea una persona recién entrada o una persona que ha tenido problemas con inmigración desde el primero de enero de 2014, sobre todo una orden de deportación. Recalco que han habido muchas injusticias y una aplicación francamente arbitraria durante varios años. Sin embargo, el riesgo de deportación es muy baja en estos momentos para los indocumentados que llevan tiempo aquí y no tienen antecedentes.

Una dinámica de la política migratoria ha sido las deportaciones. Es una polémica por la manera de contar y la manera de detener. No obstante, ha habido más de dos millones de deportaciones durante los siete años y algunos meses del mandato de Obama. Hay varias razones incluyendo la presión de los republicanos a favor de mano dura, la idea de que la mano dura de Obama abriría la posibilidad de una reforma migratoria, y una lucha entre los estados por salir como estado amigable o enemigo de la inmigración indocumentada.

Es difícil aclarar la situación. Arizona por SB1070 salió claramente como el estado más feroz con la mano dura en contra de la inmigración. Utah salió algo esquizofrénico es ese aspecto: fue el primer estado en copiar la lay de Arizona, pero a la vez, intentaron vender la idea de permisos de trabajo para los indocumentados a nivel estatal. Le salió mal a Utah porque en ningún momento podía conseguir fundamento legal para su programa. Las leyes de Utah salieron inconstitucionales tanto por la mano dura como por el trato más amigable. California ha salido como el estado amigable con los inmigrantes, algo irónico dado la política de mano dura que salió de ese estado en 1994.

A fin de cuentas, la política migratoria sigue como juego para ganar votos o popularidad a nivel local, estatal y nacional. El precandidato republicano Donald Trump captó mucha atención el año pasado con su campaña en contra de los indocumentados, incluso contra los mexicanos. Sigue repitiendo su intención de construir un muro en la frontera sur de los Estados Unidos. Contra los pronósticos de muchos analistas y la certeza de muchos líderes republicanos, Trump está a punto de ganar el nombramiento del partido republicano.

El partido demócrata está a punto de dar el nombramiento a Hillary Clinton. Clinton ha prometido priorizar la reforma migratoria en los primeros meses de su mandato. Además, Clinton ha explicado que extendería y ampliaría las acciones ejecutivas de Obama. La elección que se llevará a cabo el 8 de noviembre de 2016 presenta un contraste claro con respecto a la política migratoria. Clinton v. Trump: la política de legalización o regularización contra la política de deportaciones y un muro.

Las acciones ejecutivas están delante de la Corte Suprema. En abril, los ocho jueces escucharon argumentos sobre la Constitucionalidad de dos programas de la administración de Obama: la ampliación de DACA y la implementación de la acción diferida para los padres indocumentados de hijos que son ciudadanos o residentes permanentes del país y que nacieron en o antes del 20 de noviembre de 2014. Los padres tendrían que pasar por un chequeo de antecedentes y demostrar una estancia desde el 1 de enero de 2010. El programa se conoce como “DAPA” por sus siglas en inglés.

Se espera una decisión de la Corte Suprema a finales de junio. Ese fallo podría desbloquear o dejar intacto un bloqueo legal a DACA amplio y DAPA. Cabe señalar que DACA amplio y DAPA no serían reformas permanentes, sino programas temporales en base a las acciones ejecutivas.


En resumen, la política migratoria pasa por varios caminos a corto, a medio y a largo plazo. A corto plazo, la Corte Suprema anunciará su decisión a finales de junio de 2016. A medio plazo, el 8 de noviembre de 2016, los votantes decidirán (a través de sus estados y el Colegio Electoral) el ganador de las elecciones. Por la Constitución, el/la nuevo presidente asumirá sus funciones a mediodía el 20 de enero de 2017. A largo plazo, vendrá el intento de suavizar o endurecer la política migratoria. No es camino fácil.

jueves, 5 de mayo de 2016

Latino challenges: Same as they ever were

Recently, I rediscovered the hand-written draft of a speech I gave in late 2002 about Latino workers in Salt Lake City, the entire region of Utah and the rest of the United States. Rereading it 14 years later, it is perhaps not so startling that the words are still relevant and suggested action urgent. With the exception of progress in health care coverage, every single challenge identified remains. This underscores the widespread political temptation of pandering and calculated positioning to polarize and appease partisan bases. Less glamorous, but more significant is the conscientious crafting of immigration and economic reform for the holistic good of the country. So much has happened and changed during the last 14 years, but advances are thwarted by systems and laws that prevent a better alignment of basic human values and particular American ones. Latino challenges are human challenges, the same as they ever were:



I have been asked to speak about the challenges facing Latino workers here in Salt Lake City and Utah. There are myriad challenges, many of which are what we all face to make a living, get an education, raise families, and find fulfillment in our lives. Still, there are obstacles relatively unique to Latinos.

“Fíjate bien en los uniformes, en las tropas, en los cuarteles, en las banderas…, porque todo eso está a punto de desaparecer….” –padre de Jorge Luis Borges

Some of you now understand one obstacle facing Latinos. We need to fully fund programs to teach English to those who cannot speak it. Three other problems of particular concern are: 1) Immigration issues, 2) Low wages, and 3) Irresponsible employers.

Immigration is an inescapable issue for many Latinos. Estimates of the number of undocumented people in the U.S. range from seven to fourteen million. Most of these people are working. They construct buildings, landscape our homes, clean our offices, care for the elderly, and cook our food. They pay taxes and make important contributions. They are often overqualified for the work they do.



Why do people come here without documents? A woman at Centro Cívico Mexicano told me about her son. “My son was making $3.50 a day working in Mexico. Here, they pay him $6.50 an hour. Do you think he is not going to come here?”

Most of you probably know something about the SLC International Airport raid that occurred on December 11, 2001. Humble, hard-working Latinos were rounded up and incarcerated for at least a week at great taxpayer expense simply for having the audacity to do work most citizens did not want to do. The community, led by Vicky Newton, rallied peacefully in support of the detainees. We were united that day and that month, horrified that the U.S. government that the Deseret News claims has been known to turn a blind eye to so-called economic migrants, human beings simply trying to work.

Somos contribuyentes, no delincuentes. Undocumented workers toil in the shadows, live in fear, and suffer exploitation. The low wages they earn depress the wages of many others. Some extremists would deport them all, but rational minds know that would wreak social and economic havoc on all of us. The time has come for regularization, amnesty, earned adjustment, or legalization—the word is not important, the just action is.



Immigration is somewhat related to the next issue which is that of low wages and job insecurity. According to a 2001 Population Survey done by the U.S. Bureau of Labor Statistics, median weekly earnings for Latinos during the fourth quarter were $419 compared with $486 for Blacks and $621 for Whites. Latinos tend to work in industries more vulnerable to recession and layoffs. The downturn of construction here has had a detrimental effect on Latino workers. This reduces the consumption on which our economy thrives.

We should look for ways to increase the wages of low-level workers, for that increase will result in more money being spent right here in our local economy. A strong economy is critical to the well-being of all workers. Makes one long for the days of Clinton prosperity.

A cause of many layoffs is the increased vigor of the Social Security Administration in notifying employers about questionable SS numbers. Seven hundred fifty thousand no match letters this year will put millions of jobs held by Latinos in jeopardy. This is an imminent crisis in the Latino community that will have broad social, economic, and cultural repercussions. The only solution is regularization.



There is considerable social strain from low wages and job insecurity. Many Latinos work two jobs, occasionally both full-time but more frequently a full-time and a part-time job. Sometimes this is a necessity because of ordinary household bills and various expenses. Families and children suffer. I will not tell people how to conduct their lives or how to raise children; however, I will say that it is not healthy to have to spend so much time away from family and loved ones. We as a community and government should reform our system.

A final problem I want to mention is that of irresponsible employers and flawed laws. In April 2001, many Latino workers went on strike at the then uncompleted Gateway mall. There were problems concerning nonpayment of wages, unfair labor practices, and violations of the Fair Labor Standards Act. The Carpenters’ Union and Jobs with Justice worked hard to help the Latino workers and their families through rough times. Wage claim assignment forms were filed with the Utah Labor Commission and an unfair labor practices complaint with the NLRB [National Labor Relations Board].



The workers received monetary compensation through the Labor Commission and won their case before the NLRB. Nevertheless, the Labor Commission awards by law included no penalty against the employer, no interest on wages legally owed many months before, and no attorneys’ fees or other compensation for the time-consuming and paper intensive process.

The Hoffman Plastics decision of the U.S. Supreme Court in March 2002 eliminated the option of the NLRB to order backpay for undocumented workers victimized by unfair labor practices. The end result for the Gateway workers was a little money and a paper victory before the NLRB. The Utah legislature should amend state law to deter employers from irresponsible behavior and sanction those that persist. There is no excuse for the erroneous decision of the Supreme Court.



Finally, I want to talk about general economic policy. Adam Smith is famous for his declaration that the invisible hand of individuals acting in their self-interest leads to a greater good for the whole. Smith, however, was aware that economics was only one aspect of the activities of man in society. Some cite Adam Smith and repeat “free market” as if it were an excuse for ruthless behavior or the supreme expression of human happiness. Imbeciles. Adam Smith extolled a well-governed society in which universal opulence extended itself to the lowest ranks of the people. That is the lesson to heed from The Wealth of Nations.


Nisa Sisneros, her husband Henri, and I have had many conversations about economic issues. We live in a prosperous society, yet many receive little benefit from that prosperity. We work more and harder as a society, and though we may make more money, we have less time available for leisure, family, and friends. Our productivity has increased dramatically over the last few decades. Our challenge as a society is this: Why can’t we convert that productivity and prosperity into living wages, increased benefits, better training, universal health care, and a shorter workweek? The answer is “we can.” The bottom line is “we should.”

jueves, 14 de abril de 2016

La política migratoria avanza lentamente


El 18 de abril, la acción migratoria del presidente Obama tendrá audiencia en la Corte Suprema. Se espera una decisión en junio. ¿Avanzará los programas de acción diferida para los llegados en la infancia (DACA extendido) y para los indocumentados con hijos ciudadanos o residentes permanentes (DAPA)? Opino que es cuestión de tiempo, pero es importante no adelantarnos con las acciones. En este momento DAPA y DACA extendido siguen frenados por las decisiones en una corte federal de Texas y la corte federal de apelaciones en el quinto circuito. La preparación importa, pero no hay proceso de momento. Al tiempo.

El 19 de abril, habrán primarias en New York. Hay mucha conversación y discusión sobre los candidatos en el partido republicano y el partido demócrata, pero los punteros según los votos y los delegados son Donald Trump y Hillary Clinton. Esos dos deberían ganar con márgenes significativos en New York y una semana más tarde en Pennsylvania. Esto no quiere decir que sean los candidatos preferidos de los partidos ni los mejores candidatos, pero los hechos ya se ven.

Desde hace dos años, he escrito sobre esta elección y la posibilidad de una reforma migratoria. Creo que veremos la implementación de la acción migratoria de Obama, pero la reforma migratoria es tarea pendiente para otro presidente. Desde otoño de 2013, he escrito que la persona con más posibilidades de firmar una reforma migratoria es Hillary Clinton. Es la mejor candidata de los dos partidos y la persona con más competencias para ocupar la Casa Blanca.

La nueva presidenta asumirá las funciones a mediodía el 20 de enero de 2017. Esta será una elección importante. El tema migratorio se perfila como un asunto decisivo para la elección. A no ser que haya un giro dramático, el candidato del partido republicano tendrá una postura sumamente en contra de los inmigrantes. El candidato del partido demócrata tendrá una postura claramente a favor de una reforma migratoria y una política más humanitaria.

Es lógico cuestionar la eficacia de las posturas y las posibilidades de realizar las plataformas; sin embargo, la decisión con respecto a la política migratoria será clara.

Otros asuntos importantes para los hispanos incluyen la educación, la salud, el medio ambiente, la economía y las relaciones exteriores con América Latina. Una conversación abierta e inclusiva ayudaría con la elaboración de planes más convenientes para la comunidad hispana y probablemente las comunidades en general.

La deshonestidad abundan en estos tiempos electorales. Se ven los arribistas y los dictadores. Se perciben los santurrones que intentan guiar a todos por su camino. Algunos me han dicho que eso es injusto dominio. Se huele de lejos.


Volviendo al presente, es importante ver la realidad, con frecuencia fea. Ya se acerca la decisión de la Corte Suprema. Ya se acerca la conclusión de las carreras políticas hacia la Casa Blanca. Son asuntos importantes. Pero también es importante nuestra carrera o ejercicio en el parque o el gimnasio, los libros o estudios que tenemos por realizar, las tareas pendientes, el trabajo. Espero que sean buenos estos días.

miércoles, 9 de marzo de 2016

El fenómeno Trump

Donald Trump es el favorito para ser el candidato del partido republicano para la presidencia de los Estados Unidos. Algunos líderes e intereses del partido republicano han organizando una oposición, pero parece tarde. Trump ganó tres de los primeros cuatro estados en la contienda republicana, ganó en la mayoría del estados del “supermartes”, y ganó otra vez anoche.

Había un consenso que Trump saldría fortalecido de las primarias del principio de marzo, quizás de manera aplastante para sus contrincantes. Así he sido a pesar de algunos ataques de supuestos líderes del partido republicano.

El fenómeno Trump me preocupa en parte y me fascina por otra parte. Trump ha expresado algunas ideas radicales, incluso racistas. Ha tomado una postura sumamente en contra de los inmigrantes indocumentados. Ha usado el tema de la inmigración para demostrar en su retórica mano dura, incluso en contra de cualquier flexibilidad con respecto a los inmigrantes documentados.

Me fascina en parte porque creo que Hillary Clinton que va como favorita del partido demócrata le ganaría a Donald Trump. Las ideas peligrosas de Trump no se implementarían por la derrota que sufriría si sale como el abanderado del partido republicano, algo más probable con cada día que pasa.

Hillary Clinton tiene la experiencia, la formación y el profesionalismo para ganar la elección que le llevaría a la Casa Blanca, esta vez como la Presidenta de los Estados Unidos.

Donald Trump no parece tener la experiencia para lidiar con los desafíos públicos, trabajo diario de los presidentes. Tampoco tiene el temperamento. Esta es mi opinión, pero dada la oposición de muchas personas e intereses, incluso gente conectadísima al partido republicano, parece ser una opinión bastante común: a fin de cuentas, muchas personas tendrían una resistencia a Trump.

A pesar de la oposición, Trump sigue atrayendo a un segmento del electorado suficiente amplio para poder estar donde está. Encima, Trump está involucrando a gente desconectada de la política: gente harta de las mentiras de los políticos, gente que ha creído que no tiene voz, etc.

Trump representa un desafío para muchos hispanos. Él ha insultado a muchos inmigrantes e incluso ciudadanos que son hispanos. Ha subido en las encuestas a base de presentar una mano dura en contra de la inmigración.

Ya se sabe que la mayoría de hispanos conocen a alguien que ha sufrido a causa de unas leyes migratorias desfasadas, un sistema migratorio roto. Muchos indocumentados tienen hijos ciudadanos, bastantes con la edad y la disposición de votar.

Trump ha animado una parte del electorado que se puede caracterizar como políticamente dormido. Lo ha hecho en base a la furia, el miedo y la exageración. El fenómeno Trump fascina; sin embargo, también preocupa el mismo fenómeno.


Es exageración comparar a Trump con lideres fascistas y nocivas para sus países y la sociedad. No obstante, es importante frenar a Trump antes de que llegue a la Casa Blanca. No tengo que escribir más sobre los peligros: se ven en la retórica y las acciones de Trump. Hace falta activar a los hispanos y todos que buscan una sociedad más abierta y cálida. El fenómeno Trump debería servir para despertarnos y activarnos para la participación.


Blog Information Profile for alvarezkjarsgaard